• jetaime.es

Ceremonia civil con encanto

Vallesa de Mandor, un lugar idílico para dar el "Sí Quiero"



Belén y Hugo siguen la tendencia. Las bodas civiles cada vez más de moda, viene marcada por las costumbres anglosajonas, donde los novios contraen matrimonio en zonas exteriores como la playa, jardines o edificios históricos.

La idea de poder casarte en un espacio natural y adecuar cada detalle a tu gusto es muy atractiva y te permite la personalización (desde el principio hasta el final) de uno de los días más importantes de tu vida.


En blog anteriores hemos hablado de las bodas civiles campestres, bodas vintage, bodas románticas...sin duda, es el escenario lo que más va a marcar el estilo de tú ceremonia. ¿Cuántas de vosotras habéis imaginado celebrar vuestra boda en un castillo? ¿o la orilla de un lago? ¿en mitad del bosque, quizás? Las posibilidades son infinitas y cada una tiene su propio encanto.


Belén y Hugo, apostaron por un espectacular entorno, de bellos jardines afrancesados.

La Vallesa de Mandor es una de las incomparables localizaciones que el grupo Gourmet Catering & Espacios tiene en Valencia. Unn jardín frontal de más de 15.000m, enmarcado en un bosque de pinos y naranjos, fue el lugar elegido por nuestros novios para celebrar su ceremonia.






La decoración floral, lejos ya de la tendencia de los tonos pastel y los rosas empolvados, hoy esta de moda los colores atrevidos, el contraste de tonos. Flores silvestres de mil colores rompen con lo tradicional y dan paso a propuestas mucho más divertidas y vistosas. Sin caer en la saturación de tonos, la base de la decoración sigue siendo el verde, con algunas pinceladas de tonos más fuertes. En este caso, el violeta y el rojo contrastan con el verde del entorno y con el blanco de la alfombra y los cojines de las sillas.

Un maravilla de decoración realizada por @eltallerdeclo.


La Espera del novio. Muchos nos cuentan después de la boda, que es ese el momento, en el que los nervios no te dejan casi ni respirar. Hugo estaba feliz y disfruto de la espera con su madre paseando por los grandes jardines de Vallesa.







Belén preciosa con vestido de Pronovias, zapatos Membur, peluquería Bigudíes de Rubies y joyas de P de Paola. Fiel a su estilo, vestido sencillo y elegante. Muy vaporoso con mucho vuelo y un toque dorado en el cinturón.






Orgullo de padre y orgullo de hija!!!! Empieza la ceremonia. Normalmente, no tiene valor legal, ya que los papeles hay que firmarlos ante el juez, el notario o el cargo que pueda oficiar bodas. Pero sí tiene valor sentimental para los novios y es sin duda, en uno de los momentos más especia de su vida.

Como marca el protocolo, primero los damitos, marcando el recorrido de la novia con los pétalos de rosas rojas. Y por fin, la novia con el padrino. Belén y su sonrisa eterna dejaba expectantes a todos los invitados. Al principio del recorrido miraba a cada uno de sus invitados dándoles las gracias por su presencia, incluso el gesto del beso al hermano del novio fue de lo más espontáneo y sincero. Así fue todo, natural y desde el corazón.

Justo al final de esa maravillosa alfombra blanca decorada con pétalos rojo fija su mirada en Hugo. Feliz, de estar rodeados de todas las personas que le importan en su vida y sobre todo de unir su vida junta a su media naranja. Junto a la persona que siempre estará a su lado pase lo que pase.













Momentazo!!!! Todas las miradas estaban centradas en Belén y Hugo. Y ellos en su mundo de felicidad y de admiración mutua. Sonrisas y miradas cómplices que nos desvelaban la boda romántica y divertida que íbamos a presenciar.









Y antes de empezar, Belén más decidida ante el micro que Hugo, dan a todos las gracias por su presencia y les desean que sean igual de felices que son ellos en ese momento. Un detallazo decir con palabras de agradecimiento todo lo que sienten por su familia y amigos.


El guió de la ceremonia, lejos del protocolo de la bodas religiosas, era gracioso, divertido y sobretodo sincero. Una ceremonia emotiva y personal, en el que incluyeron lecturas de hermanos y amigos y también los votos. Todo ello, amenizado con su música preferida lo que le daba un valor sentimental mucho más intenso.

A continuación se suelen leer los discursos de dos o tres amigos o familiares de los novios. En este caso, los discursos estaban muy bien preparados, para que los nervios no jueguen malas pasadas, y no tienen que superar los tres o cuatro minutos para que no caigan en el aburrimiento. Y así, conseguir una ceremonia dinámica y ligera.










































Una vez terminados los discursos, llegan lo votos... Belén estaba en su salsa, pero a Hugo le pudo la emoción. Las palabras se entrecruzaban, y la sonrisa pasaba al llanto en décimas de segundos. Una mezcla de emociones que sin duda hacen irrepetible este momento.





























































Y pasada la emoción de la ceremonia es momento para disfrutar de amigos y familia. Pasamos el momento cocktail. Risas, abrazos, entorno... todo es mágico. Un sueño cumplido!!!






Cada detalle, a tono y coordinado con el estilo de la boda. Las letras de madera con las iniciales de los novios, las luces de fondo en la mesa presidencia, las flores, el seetting, y las velas crean un ambiente íntimo y romántico.










Allá vamos!!!!!!A disfrutar!!!! Entradas triunfales...¿Se puede ser más feliz? ....


































Y de la mano de Alkilaudio nos vamos a la fiesta. Increíble montaje de iluminación y sonido. Nos quedamos todos con la boca abierta!!!!! Nos encantó la balada que se marcarón Belén y Hugo. Sois geniales chicos!!!!







622 vistas